Monday, May 07, 2007

Poder sin límites ni autocontrol

El turno en esta semana le tocó al Tratado de Recíproco de Inversiones.

Noticia en EcuadorInmediato: Renuncia a tratado de inversiones con EE.UU. fue adoptada por Presidente Correa

Ecuador comunicará a Estados Unidos que no seguirá adelante con un tratado de inversiones que firmaron en 1993, confirmó el lunes la canciller María Fernanda Espinosa, y el anuncio causó la inmediata preocupación en el sector empresarial ecuatoriano. 'La decisión de denunciar el Tratado Recíproco de Inversiones es una decisión tomada por el presidente de la República' Rafael Correa, afirmó la canciller, consultada por periodistas sobre si la decisión podría modificarse luego de la visita al país del seretario de Estado de Estados Unidos, John Negroponte, prevista para esta semana.

El Federalista: Los detentadores del poder siempre se han visto tentados a usar el mismo de forma caprichosa y es por ello que durante milenios se sucedieron guerras y rebeliones para quitarse de encima a los tiranos o limitar el poder a los gobiernos para evitar los vejámenes de los mismos. Pensadores desde Aristóteles a John Locke, de Hume a Thomas Jefferson llegaron a ciertas conclusiones sobre las distintas formas de gobierno y considerando la naturaleza falible del ser humano algunos determinaron que era necesario poner freno al gobierno. De allí la alternabilidad, de la división de poderes, de constituciones que limiten el papel del gobierno, de la defensa del derecho natural, de la igualdad ante la ley, etc.
Pero a todo tirano los límites le significan un lastre y una afrenta, los contratos son basura para el déspota y un obstáculo para sus afanes de saquear y controlar lo que de momento no le parece prioritario confiscar. Toda disidencia es insulto y quien cometa el pecado de opinar libremente ha de ser tildado de mafioso, mediocre, corrupto o bien merecen los librepensantes que sus medios sean confiscados o amenazados.

Así, luego de imponer la consulta con estatuto no aprobado por el Congreso, luego de comprar al Tribunal Electoral, destituir a la oposición en el Congreso, de descabezar el Tribunal Constitucional, de apalear y amenazar opositores y periodistas y de descalificar a todo opositor; el Mussolini andino ha decidido que el convenio que endeblemente intenta proteger las inversiones de ambas naciones, Ecuador y Estados Unidos, debe ser cancelado.

Es que a los delincuentes, el tratado viene a ocupar el lugar de la conciencia de que carecen y rehuirían si la tuvieran. El tratado por ejemplo permite que una empresa demande al país en el CIADI si los gobernantes de nuestro país cometieran la salvajada de confiscar sus inversiones como lo hicieron con la Occidental Petroleum, el problema es que nuestros políticos en forma mayoritaria son unos salvajes por acción u omisión y tuvieron "cara de tuco" para apropiarse de las instalaciones y bienes de la petrolera estadounidense con un tecnicismo que ni siquiera fue demostrado. El arbitraje en el CIADI está marchando y es posible que el gobierno ecuatoriano pierda porque robo es robo así esté permitido en la ley (que no lo está por cierto en este caso) y en ese caso Ecuador deberá devolver el bloque 15 pésimamente administrado por Petrocorrupción o pagar una indemnización a Occidedntal.
El asunto es que la confiscación es una amenaza que el gobierno está dispuesto a usar e incluso a ejecutar, es cuestión de usar la fuerza pública; patrullas, perros, escudos antimotines, gases y tanquetas incluso para acabar con toda oposición, lo hicieron con los diputados de oposición, lo hicieron con los magistrados del Tribunal Constitucional, lo hicieron con turbas gobiernistas con los vocales del TSE, en la fiscalía, en algunos hoteles, en el TC.
El motor de este gobierno, como el de cualquier gobierno socialista, es la VIOLENCIA.
Uso de la violencia o la amenaza de su uso. Aún resuenan las palabras de este pedestre napoleón ordenando a la fuerza pública a sacar a un periodista de una rueda de prensa. Ecuador se despidió hace rato del Estado de Derecho ahora puede hacer lo mismo con la paz y la sana convivencia. La democracia, ese dios que falló, exhala lo que le resta de vida, ni hablar de la República esa distinguida y severa dama que garantiza que el gobierno tenga límites y que cada individuo tenga derechos inalienables, la República ha desaparecido mucho antes.
Con el fin del Tratado Recíproco de Inversiones se erosiona la poca seguridad jurídica de la que dispone el país, incluso el rentable negocio petrolero se hace cada vez menos atractivo, es probable que el índice riesgo país se incremente aún mas y los empleos que se necesitan simplemente no se crearán. El fin del tratado puede ser el fin del ATPDEA pero con toda seguridad confirmará las sospechas de muchos inversionistas: no se puede trabajar en Ecuador, al país apenas le queda la dolarización como base de cierta estabilidad pues ninguna medida de liberalización se ha tomado durante los últimos 10 años.
Estamos dirigiéndonos directamente a problemas de difícil solución.

2 comments:

Santhros said...

"el Mussolini andino"

Sería preferible encasillarlo en la tendencia adecuada, quizá "el Stalin Andino" sería mejor - aunque un tanto exagerado. Mira, no creo que Correa de un paso más allá de donde ha ido, ha utilizado los vacíos legales, ha logrado - de forma efectiva - acrecentar las divisiones en el seno de los cuerpos colegiados del país y ha pescado - también efectivamente - a río revuelto.

Pero eso lo hace un buen táctico, lo que no lo convierte en un buen estratega. Creo que aún esconde ases bajo la manga, pero la misma Asamblea que ha sido su bandera de lucha, va a limitarlo sustancialmente. Yo estoy mucho más preocupado de lo que pudiera pasar si el PSP llega a ser mayoría en la Asamblea Constituyente.

Danny Ayala Hinojosa said...

Estimado Santhros:

También pudo haberse escrito el "Hitler Andino" en el sentido de que el Canciller nacional-socialista manipuló las instituciones de la democracia formal y utilizó fuerzas de garroteros para hacerse del poder absoluto rompiendo el Estado de Derecho que incluye el sistema de pesos y contrapesos.

Saludo el excepticismo sobre los alcances de Rafael Correa pero tomando en cuenta la experiencia reciente de Chávez en Venezuela, se encuentran coincideencias ineludibles: amenazas a los medios, amenazas a las empresas, utilización de fondos públicos para comprar voluntades vía subsidios, interpretación antojadiza de las leyes, manipulación del organismo electoral, destitución ilegal de diputados y descabezamiento del Tribunal Constitucional, propuestas de estatización de la economía (aún mas), amenazas a diputados de oposición, pero sobretodo el proyecto de Asamblea Nacional Constituyente que pretende reordenar la Carta Magna a la medida de Rafael Correa y a la que ha dicho "impondrá su liderazgo".

No tenemos Estado de Derecho -que siempre fue endeble- vivímos en un régimen de facto y de hechos consumados, de amenazas y uso de la violencia callejera. La promesa de "cambio de época" ha sido reemplazada por el uso de los mismos vicios de gobiernos autoritarios pasados.