Wednesday, October 31, 2007

También en Chile el socialismo es autoritario

El gobierno de Michelle Bachelet quiere obligar la venta de un fármaco blandiendo como amenaza el cierre de las cadenas de farmacias que no acaten el decreto supremo.

Noticia en InfoBAE (Argentina): A la "pastilla del día después" la llaman "fármaco inmoral"

Tras largas batallas judiciales entre el gobierno y privados, grupos conservadores y la Iglesia Católica, y ante un fallo del Tribunal Constitucional, Bachelet firmó un decreto supremo que posibilitó la venta de las píldoras en todas las farmacias desde febrero.
Pero ante diversas presiones, al menos tres cadenas de grandes farmacias se negaron y fueron multadas por 34 millones de pesos, unos 68.000 dólares.
La subsecretaria de Salud, Lidia Amarales, advirtió la víspera que el "código sanitario nos da la potestad de hacer los sumarios sanitarios correspondientes. Si un sumario no tiene la respuesta (la venta), se hará uno nuevo y la ley nos permite hasta ordenar el cierre de la farmacia".

El Federalista: la decisión de tomar la pastilla del día después es únicamente personal, pese a las insensatas críticas de la iglesia católica, cada persona debe ser libre de tomar decisiones con respecto de su propio cuerpo y ser responsable de esas decisiones.

Pero ese mismo derecho le asiste a los propietarios de farmacias, es potestad y derecho de cada propietario decidir que fármaco se vende en su establecimiento. Es una falta de respeto al derecho de la propiedad el que el gobierno imponga un producto determinado a la venta en establecimientos de lo que no es propietario, es una imposición a todas luces autoritaria, significa una coartación de la libertad de las personas para manejar sus negocios

Aquí no hay buenas intenciones del gobierno de Bachelet, lo que hay es un programa perverso cuyo objeto es erosionar los valores familiares de la mayoría de chilenos, que pueden sonarnos muy conservadores, pero son valores que los chilenos han decidido abrazar libremente. Por el contrario, el gobierno de Bachelet promueve en forma casi patológica la imposición de una ideología mal disfrazada de independencia femenina a través de subvencionar e imponer determinados fármacos, fármacos que cada persona debiera estar en libertad de escoger vender o comprar o no hacerlo.

¿Para que imponer un determinado consumo si este libremente puede ser elegido por la gente? porque a futuro se quiere también promover el aborto. Sea dicho de paso, la decisión de abortar corresponde a cada persona, aunque nos parezca inmoral y repulsivo. Pero el gobierno debe excusarse de penalizar o favorecer estas decisiones, lo correcto es que el gobierno no penalice las clínicas de aborto ni haga campañas por promover esta opción, déjese a las personas esta decisión, déjese que las personas asuman su responsabilidad por sus actos, que sean las personas las que aprendan de sus aciertos y de errores.

3 comments:

mishigox said...

Qué quieres entonces? Más niños botados y mujeres desesperadas por no saber qué hacer? Sí, ya sé, dirás que es responsabilidad de cada uno, pero si se puede evitar ¿por qué debo esperar que al farmacista de la esquina se le pare la gana de no venderme algo que necesito solo porque "Diosito me castiga"? Los anticonceptivos son política pública amigo: evitan exceso de población y difusión de enfermedades, en el caso de los profilácticos. Así que no salgas con más fantasmas solo porque un gobierno socialista es el que hace respetar la ley.

Qué dirías si fuera -suena ilógico, pero vale- que Bush haga respetar una ley idéntica en todo el territorio de EE.UU., y que de repente se encuentre con la oposición de algunos pacatos gringos? Lo apoyarías de seguro, pues es una "política pública" que debe ser respetada.

Danny Ayala Hinojosa said...

Ni lo uno ni lo otro porque "política pública" es sólo otra forma de llamarle imposición, cuando el gobierno empieza a decirnos que hacer de a poco dejamos de ser ciudadanos para convertirnos en borregos pastoreados por los políticos. Además ¿quién eres tu para forzarle a la gente a tener o no tener niños? ¿qué derecho tienes a decirle a la gente qué vender o no vender en su negocio?

Para empezar yo mantengo dudas sobre la existencia de Dios así que de conservador no se me puede tachar y peor ser seguidor de Bush, creo sí en la libertad individual con el sólo límite de la libertad de los demás.

"Política pública" es sólo un eufemismo para disfrazar el ataque judicial contra actividades pacíficas de los ciudadanos. Tu no tienes derecho a intervenir lo que hacen las personas con su cuerpo ni tampoco lo que hacen con su negocio.

Ariel said...

Soy chileno y me sorprende la ignorancia y lo tendencioso de este medio.
En Chile hay tres cadenas de farmacias que forman un monopolio económico e ideológico que afecta a toda la población.
El decreto lo único que hace es equilibrar este monopolio, ya que sólo si los medicamentos ESTÁN se puede DECIDIR Y ELIGIR LIBREMENTE si comprarlos o no.