Tuesday, April 15, 2008

Pico y placa: solución autoritaria a problemas creados por los gobiernos

Debido a los problemas de tráfico causados por el desplome de un tunel que evacúa las aguas del río Machángara en Quito, y que causó el hundimiento de una vía de alta circulación, medios, políticos y analistas promueven soluciones, y como era de esperarse en un ambiente poco liberal, poco formado y de vena autoritaria, se propone el sistema de Pico y Placa creado por Antanas Mokus en Bogotá. El sistema propone que se restrinja la circulación vehicular en horas pico de acuerdo a un digito de la placa de los automoteores, si una placa termina en impar/par el vehículo no podrá circular a ciertas horas.

Desde luego esta es una regulación que erosiona el derecho de propiedad y de la libertad personal, pues implica impedir el libre uso de propiedad privada y restringir la libertad personal sobre el derecho al libre tránsito sobre el territorio. Esta restricción también es una penalización arbitraria contra los propietarios de vehículos, maquillada y vendida como "bien común" y una descarada violación al principio de igualdad ante la ley.

¿Pero quién o quiénes son los culpables del desastroso tráfico vehicular?

Desde hace mucho tiempo calles y avenidas han sido administradas por los gobiernos de la ciudad o eran simplemente espacios públicos sin dueño, parte del necesario espacio para circular entre propiedades. Con el tiempo y gracias a distintas ideas colectivistas y positivistas, el espacio público vino a ser sinónimo de propiedad estatal/municipal y por tanto regulado por la burocracia estatal/municipal (en cambio la alcaldía es una institución que en cuyo origen era un gobierno limitado tenía funciones de tribunal de justicia). Pero los burócratas municipales o estatales son pésimos empresarios y planificadores y además esquilman el dinero ajeno para ejecutar sus funciones, y son, definitivamente, los culpables de los desastres viales que las ciudades del mundo padecen.

En el caso de Quito, la última vez que hubo una decente gestión de planificación urbana fue cuando Sixto Durán Ballén ejerció como alcalde de Quito (si me preguntan también fue el mejor mandatario del último periodo democrático) fue allí cuando se construyeron los túneles y se planearon anchas vías perimetrales y de descongestión. Pero la planificación urbana ha ido convirtiéndose en un acomodaticio sistema de soluciones parche y calamitosos sistemas de transporte público como la Ecovía o el Metrobus, o económicamente inviables como el Trolebus (hasta el día de hoy subsidiado). ¿El resultado? basta que caiga un tunel para sumir a la ciudad en un caos.

Empecemos diciendo que todo el país padece de un injusto sistema de subsidios que generan pobreza y grupos de privilegiados, pues todos pagamos impuestos pero sólo los propietarios de vehículos obtienen subsidios al diesel y la gasolina, paradójicamente los pobres subsidian la gasolina de la clase media y alta. Esto obviamente contribuye a que manejar un automovil sea artificialmente barato y esto incentive a usarlo hasta para ir a comprar refrescos en la tienda a medio día. Es un incentivo perverso que lo pagamos todos con impuestos para disfrute de un sector privilegiado.

En segundo lugar, el Estado mantiene un ruinoso sistema regulatorio del transporte público en donde las tarifas son fijadas por el Estado y la creación de compañías de transporte y operación de vehículos está normada por una burocracia estatal, la misma que en connivencia con gremios del transporte operan más como mafias. Burocracias y gremios mantienen un status quo destructivo que garantiza el desbarajuste en nuestras calles. Esto necesita más explicación y aquí va. Cuando existe una fijación de precios, además de perjudicar a los emprendedores, ésta limita la innovación en la provisión de bienes y servicios, por lo que los productores que han quedado en el negocio no tienen incentivo para mejorar el servicio, por el contrario ofrecen el peor servicio posible o el mínimo exigido debido a que no hay sentido mejorar el servicio si el beneficio no puede crecer en la misma medida, la reflexión es "¿para qué atiendo mejor a los pasajeros si igual me pagan el mismo precio que si lo hiciera mal?", las propietarios de autobuses terminan contratando a cualquier gañán malhumorado para conducir un vehículo de 10 toneladas y con hasta 50 almas a bordo. Como resultado obtenemos un sistema de transporte donde no existen mejoras, donde el pasajero no es bien tratado, donde los accidentes son el pan diario, donde prima el abuso y la falta de cortesía y donde nadie se siente a gusto y preferiría tener su propio auto a padecer estas vejaciones. Así, por efectos de una normativa rígida que resulta en un mal servicio de transporte público, obtenemos artificialmente más autos en donde nos encerramos para evitar los atropellos diarios de los "abuseros" y los apretujones en los sistemas municipales de transporte.

Otro tanto sucede con la administración misma de calles y avenidas, se vive corrigiendo los problemas con medidas parche sin ensayar nuevas soluciones o al menos dotar de mejores vías a la ciudad. En Quito, un costoso pero necesario puente debió realizarse hace años entre Monjas y El Dorado para evitar llegar al Trébol en el caso de los autos que llegan del valle hacia el norte y viceversa, eso pensaba yo hace 15 años cuando adolescente, hoy los hechos me dan la razón. Hoy en día se necesitan túneles deben atravezar el parque metropolitano para comunicar la Av. 6 de Diciembre con la Simón Bolívar, vías transversales más amplias que conecten las largas vías de la ciudad y túneles que conecten el sur de Quito con el Valle de Los Chillos, esperemos no pasen otros 15 años para que lleguen los funcionarios a estas conclusiones.

Imaginando soluciones de mercado

Imaginemos que el municipio entrega la administración de las calles y parques a los ciudadanos organizados en barrios. Los impuestos prediales se administran por los ciudadanos del sector para obras en ese mismo sector, en la práctica los impuestos se convierten en cuotas contraactuales, es decir cuotas por condominio. Expliquemos un poco mejor. Cada administración barrial establece un estatuto en donde se estipula las cuotas por cada propiedad y el destino que tendrá el dinero, siendo los propietarios actuales los socios fundadores con voz y voto en las asambleas, con los debidos límites que establecen la propiedad privada y la libertad personal. El directorio resultante administra la obra barrial que puede incluir la seguridad, el mantenimiento de calles y parques y la regulación del uso de estos. Con esto en mente podría pensarse en el establecimiento de peajes para el ingreso de autos a los barrios cuyo costo cubriría las necesidades de mantenimiento de las calles aunque de hecho muchos barrios podrían mantener eficientemente sus calles con las cuotas por condominio. Otros barrios con una mayor afluencia de vehículos podría financiar sus obras y al mismo tiempo regular el tráfico mediante el costo del peaje, el cual haría pensar dos veces a los propietarios de vehículos sobre usarlo para fines triviales e incentivaría el uso compartido de los vehículos.

En donde sea posible veríamos más gente caminando y utilizando bicicletas para ir de compras o al parque en lugar de -horror de horrores- llevar el auto al parque Metropolitano para allí descargar las bicicletas y hacer ejercicio. El Municipio de Quito, que obtendría un mínimo porcentaje de las cuotas de condominio, se dedicaría únicamente a obras de infraestructura pública como avenidas, túneles, alcantarillado y parques, obras que no sean fácilmente sujetos de privatización. El municipio sólo debería hacer fiscalización de obras pues toda obra debe ser concesionada al sector privado y privatizados los servicios de agua potable, recolección de basura y energía eléctrica, previa apertura a la libre competencia de estos. Aunque pensándolo mejor la fiscalización de obras lo pueden hacer empresas verificadoras y certificadoras.

Una virtual privatización de servicios municipales a gran escala generaría sólo en Quito más de tres mil nuevas empresas de servicios de agua potable, energía eléctrica, recolección de basura, seguridad, administración de parques, peajes electrónicos, alumbrado público, fiscalización, certificación, administración de fondos, transportes y servicios complementarios. Este número de empresas incluiría las figuras jurídicas que se constituyan en los barrios para la administración de fondos y obras.

Con ciudadanos organizados administrando sus propios barrio, se incrementaría la seguridad, mejorarían los servicios merced a la libre competencia y reducirían orgánicamente el tráfico vehicular a niveles tolerables, de hecho, un sistema dinámico de precios de peajes y de costos de transporte haría más eficiente al transporte público y regularía el uso del automovil para usos más necesarios, incluso la salud de los ciudadanos se vería incrementada gracias a un mayor uso de bicicletas y de traslado a pie. La polución se reduciría y la delincuencia tendría más obstáculos para operar, más niños jugarían seguros en los parques y las ventas ambulantes se regularían de acuerdo a lo que estipule cada barrio, pues mercados y ferias serían espacios administrados más ordenada e higiénicamente.

Miles de nuevos empleos aparecerían rápidamente junto a las nuevas empresas y el dinero que pagamos los quiteños sería mejor administrado en obras del propio sector y no en los auspicio de festejos con las Miss Ecuador o Reina de Quito de turno, jaranas de las que tanto gusta Paco Moncayo, o las reuniones de terroristas bolivarianos patrocinados por la administración actual, para escarnio nuestro y vergüenza nacional.

8 comments:

Jaime Izurieta Varea said...

Entiendo tu frustracion. Pero hay ciertas cosas que debes conocer: Antanas Mockus no se invento el pico y placa. Tal vez fue su promotor mas conocido, pero el sistema rige en Mexico desde los 70s si no estoy equivocado. Y no es el unico lugar. Estarias sorprendido de ver como en Bogota se genero un renacimiento de negocios tan diversos como restaurantes, parqueaderos, lounges, cafes, tiendas y centros comerciales y otros, que encontraron su nicho de mercado en la gente que a su vez encontro su excusa para encontrarse y socializar debido a la restriccion. A veces es necesario desarrollar ese tipo de manejos extremos en respuesta a la presion de los autos sobre las vias.
Por otro lado, Sixto Duran-Ballen es arquitecto y tuvo la vision de hacer esas vias de descongestion pero tambien trajo ideas sumamente destructivas que destrozaron el tejido patrimonial de la ciudad.
El "Pico y Placa" no erosiona ningun derecho, y es una solucion bastante menos parche que las que normalmente toma el Concejo. Los culpables son por un lado los gobiernos anteriores que no han regulado eficientemente y con flexibilidad y rigor el transporte publico y han cedido ante las presiones de un gremio que incluso puede ser acusado de asesinatos sin premeditacion, solo para darte una idea del tipo de gente con el cual tratas y que no es bajo ningun concepto virtuosa por el simple hecho de ser "privada" y pertenecer al mercado. Por otro lado, los subsidios si bien son perjudiciales, existen maneras de financiar empresas como el Trole mediante una red de negocios paralelos y utilizacion de recursos existentes (no economicos, por cierto) del municipio... simplemente aplicados creativamente.
Las soluciones de mercado, por desgracia, necesitan actores de mercado con la suficiente vision y claridad para entender conceptos que estan por encima de casi el 100% de "empresarios" nacionales que tienen el tiempo, el dinero y la disposicion para emprender en tema de vias y descongestion.
Ademas, las inversiones que se necesitan, si bien en teoria tienes razon con tu comentario sobre las empresas de agua potable, son muy altas y ha de partirse de la linea de base que es la situacion existente. No nos sirve mucho saber que en Londres en el siglo 19 era privado todo, sino que la situacion actual es de la cual partimos.
Las gigantescas inversiones necesarias para cualquier proyecto de infraestructura determinan a priori que la competencia sera solo entre muy pocas empresas calificadas y que cuenten con el presupuesto necesario. Se ha encontrado una manera eficiente de realizar privatizaciones o concesiones que se llama DESAGREGACION. Mediante este sistema se quiebra un servicio en sus distintos componentes y se determina cuales pueden ser entregados para su manejo o propiedad a actores privados. De este modo se solucionan los problemas sin modificar la linea de base, que requeriria un mercado, unos empresarios y unos lideres que no tenemos y que a juzgar por lo que se ve, no vamos a tener en un futuro muy proximo.

Juan Fernando C. said...

Afortunadamente nadie pensaba que "Las soluciones de mercado, por desgracia, necesitan actores de mercado con la suficiente vision y claridad para entender conceptos que estan por encima de casi el 100% de "empresarios" nacionales que tienen el tiempo, el dinero y la disposicion para emprender en tema de vias y descongestion." en tiempos de la revolución industrial con 93% de analfabetos porque entonces alguien les hubiera impedido a los ingleses de las ciudades periféricas intentarlo. Afortunadamente no se enteraron a tiempo.

Danny Ayala Hinojosa said...

Hola Jaime:

Llevando un poco al extremo el ejemplo, yo diría también que la segunda guerra mundial motivó una floreciente industria de tabacos y raciones alimenticias para soldados, (los Afrika Korps también socializaban y jugaban a los naipes) no por eso los motivos de la guerra fueron santos. Tampoco es santa la propuesta del pico y placa, una verdadera propuesta autoritaria y nada liberal que erosiona el derecho de propiedad y la libertad personal, tal propuesta ni siquiera cabe dentro del frío cajón de la "eficiencia" pues motiva la adquisición de dos autos y desplaza el tráfico a otros horarios (yo mismo lo viví en Bogotá). Por el contrario en Alemania se ha probado con éxito la eliminación de señalizaciones y semáforos o en Inglaterra el peaje al ingreso del centro.

Sobre el gremio del transporte, estoy casi de acuerdo, pero no se puede hablar de un sistema de agentes económicos privados, pues el transporte público está intensamente regulado por el gobierno y los municipios, se trata mas bien de un sistema mixto que impide la competencia, la innovación y mejores servicios. No se puede hablar de mercado en el tema del transporte público cuando este obedece a fuertes regulaciones del Estado. Allí coincidiremos: los sistemas estatistas socializantes y mixtos no tienen nada de virtuosos.

Danny Ayala Hinojosa said...

Me olvidaba, si los campesinos ecuatorianos poseen sistemas financieros rurales que mueven más de 30 millones de dólares al año, entonces no me creo el argumento de que faltan emprendedores para liderar complejos sistemas de administración privada de barrios e infraestructura pública.

Jaime Izurieta Varea said...

Precisamente, Juanfer, y tambien agradezco al volksgeist ingles que permitio que todos esos gigantescos avances se den. Sin embargo, hay que tener en cuenta que en el s. 19 en Inglaterra no existia la infraestructura sino que fue creada. Aca ya la tenemos y debemos partir del punto en que nos encontramos. No porque no crea en la privatizacion y en el manejo privado, al cual tambien pretendo llegar, sino porque necesitamos un par de generaciones con aprendizaje sin taras para tener una clase empresarial que tenga vision de largo plazo y que no quiera enriquecerse como primera prioridad. Asi como debemos salvar a la democracia del pueblo, tenemos que salvar a la economia de algunos "empresarios"... sigamos conversando!

Jaime Izurieta Varea said...

Y sobre el tema transporte publico.. ahí estamos en problemas. La regulacion de ahorita es ESTUPIDA. no hay otra palabra. El sistema que tiene que implementarse es uno de competencia sobre la mesa, en el cual las compañias se ganen las rutas por sus ofertas de servicios y haya un buen plan de cobertura.
Existe el criterio tecnico de la CAPACIDAD DE CARGA de una vía, que es sobrepasada y se satura cuando pasa de un determinado nivel. Al permitir la entrada irrestricta de cuantas compañias de transporte permita el mercado, es muy posible que se saturen, de nuevo porque la lógica de los transportistas no es buscar nuevos lugares ni emprender sino ir mas rapido para coger el pasajero antes que el de atras... y esa, infortunadamente, es la logica de la mayoria.

Juan Fernando C. said...

Separemos dos temas, Jaime: coincido plenamente en el reformismo pues estamos ya en una situacion dada y no una donde emerge un orden sin planificador. La desagregacion, tan exitosa en Chile, dio a la provision de energia una separacion entre generacion, distribucion y comercializacion (tildes omitidas) con la segunda abierta a uso compartido. Es un second best que funciona muy bien. Lo que no comparto es la idea de que los empresarios deban ser "racionales" en el sentido de suprahumanos, y mucho menos que su fin no deba ser el lucro. Precisamente por no priorizarse aquel, no se generan precios adecuados que son superiores por efectivos a los edictos, para motivar comportamientos mejores en espacios de uso compartido. El sistema de precios es la base de la cooperacion social, y de los comportamientos mejores. Si la gasolina es barata, los usos no prioritarios del automovil o su uso por un solo pasajero seran la regla. Solamente un ejemplo.

Juan Fernando C. said...

Separemos dos temas, Jaime: coincido plenamente en el reformismo pues estamos ya en una situacion dada y no una donde emerge un orden sin planificador. La desagregacion, tan exitosa en Chile, dio a la provision de energia una separacion entre generacion, distribucion y comercializacion (tildes omitidas) con la segunda abierta a uso compartido. Es un second best que funciona muy bien. Lo que no comparto es la idea de que los empresarios deban ser "racionales" en el sentido de suprahumanos, y mucho menos que su fin no deba ser el lucro. Precisamente por no priorizarse aquel, no se generan precios adecuados que son superiores por efectivos a los edictos, para motivar comportamientos mejores en espacios de uso compartido. El sistema de precios es la base de la cooperacion social, y de los comportamientos mejores. Si la gasolina es barata, los usos no prioritarios del automovil o su uso por un solo pasajero seran la regla. Solamente un ejemplo.