Tuesday, August 28, 2007

Los líos de la harina

Injustificadamente el tema de la harina se ha vuelto un meollo, el gobierno juega con el pan de la gente.

Noticia en El Comercio: El Gobierno ajusta la importación de harina

El Gobierno continúa con su deseo de importar harina desde Argentina. Ayer, los ministros de Industrias, Raúl Sagasti, y del Litoral, Ricardo Patiño, se reunieron con el embajador argentino, Carlos Piñeiros, y exportadores de trigo de ese país.
Según el ministro Sagasti, se hicieron los primeros acercamientos para determinar la factibilidad de la importación de harina argentina. Sin embargo, no se llegó a ningún acuerdo.
“Las reuniones seguirán mañana (hoy) y pasado mañana para definir los montos y los precios a los cuales se podría comprar la harina a los exportadores argentinos ”, manifestó el Ministro.
En horas de la mañana, Patiño y Sagasti mantuvieron contactos con los importadores y panificadores nacionales. En la reunión se analizaron los precios internacionales de trigo, con el fin de preparar la propuesta que fue presentada a los argentinos.
Según el Ministerio de Agricultura, el precio internacional del trigo se cotizó ayer, en promedio, en 375 dólares la tonelada. Mientras que el argentino en 355 dólares, el estadounidense en 367, 50 y el canadiense en 363, 25.
El Federalista: el lío que el gobierno se hace con la harina tiene un solo motivo: alguien quiere sacar tajada económica y política de este chanchullo. La solución para el tema es simple: eliminar la regulación que exije pedirle permiso al Ministerio de Agricultura para importar harina, eliminar los aranceles e impuestos a la importación de harina, eliminar los sistemas de cuotas e importación (antes existían también los de producción) de harina y se acabó el problema.
Dejen que sean los panificadores e importadores los que decidan que harina y a que precio van a comprar, dejen que sen los consumidores ls que elijan el pan que comprarán de acuerdo a la calidad y al precio.
Aquí lo que se huele a leguas es la hediondez de un negociado que ya hace burocracia pública y de la cual Ricardo Patiño, Raúl Sagasti y ciertos empresarios quieren tener parte. Si no preguntémonos ¿por qué tienen que reunirse el ministro del litoral y el de industrias con harineros argentinos? ¿en qué consiste la "oferta" de importación de harina? no hay explicación lógica, la regulación favorece que burócratas corruptos como Ricardo Patiño saquen tajada de cualquier negocio a costilla de las personas.
El negocio de la harina debiera ser muy transparente como cualquier negocio: los panificadores necesitan harina, los harineros la producen o la importan, los comerciantes adquieren y gestionan la importación desde otros países, los industriales producen la harina y todo ello sucede mediante un sistema de confianza: el sistema de precios, un sistema de información que provee a todos de datos sobre escasez y abundancia, que nos permite tomar decisiones correctas sobre qué producir y qué importar.
No se entiende ¿por qué ciudadanos que debieran ser libres deben rogar al gobierno poder importar harina? ¿qué intereses oscuros protege esta regulación insensata que juega con el sustento de millones de personas?

1 comment:

ÉCLIDES said...

Este tipo de maquiavélicos procesos en nuestro país parece que nunca tendrán un fin, lástima que hay pocas personas que mantienen una relación con el pueblo, y son la minorías las que deciden, cuál es la dirección que tiene que seguir el hambre.
La pregunta es hasta cuándo.
Sólo mediante la denuncia pública se logrará quemar este tipo de horribles manipulaciones de unos cuantos, que no tienen conciencia. Espero que de alguna forma se termine con este tipo de parásitos chupa sangre del pueblo ecuatoriano.
Adelante y espero que no tengas dificultades por tus artículos.