Monday, February 26, 2007

Más tercermundismo energético

Noticia en Diario La Hora: Riesgo de apagones se agudiza
Según el Centro Nacional de Control de Energía (Cenace), hasta ayer estaban en total 1.042 megavatios fuera de servicio, de los 3.600 a los que llega la plena capacidad entre energía térmica e hídrica.
La salida de las dos centrales dejó al país sin la reserva de alrededor 120 megavatios necesarios para evitar racionamientos, por la no generación de la central hidroeléctrica Paute de 500 megavatios, debido a la sustitución de los by pass de las cinco unidades de la fase AB.
Técnicos del Cenace aspiraban a que se cumpla la promesa de los responsables de la central Victoria II: comenzar a generar los 102 megavatios a partir de las 17h00 de ayer.

Sin ello, como dijo el ministro de Energía y Minas, Alberto Acosta, no queda más que “utilizar velas y rezar”.
En la central Victoria II, de la empresa Intervisa Trade, los técnicos detectaron variaciones en la unidad, mientras que la unidad número dos de la central Electroquil, de 46 megavatios, presentó problemas de altas vibraciones.
Las dos centrales se suman a las centrales Álvaro Tinajero, Power Barge unidad uno, bloque 4 de Termoguayas, y unidades menores a 20 megavatios. En total, esas centrales están fuera de servicio con 393,6 megavatios.
También Colombia dejó de transferir 90 megavatios, debido a una indisponibilidad en la línea de transmisión San Bernardino-Betania.
El Federalista: el tercermundismo en la calidad de los servicios energéticos parte del tercermundismo ideológico de nuestros gobernantes y sus ministros que a pesar de la ineficente, corrupta y costosa adminstración energética estatal, insisten e insisten en mantener este sistema incapaz de satisfacer las demandas energéticas actuales y peor de brindar seguridad de que se satisfacerán las futuras.
Y esto es y será así porque el sector público carece de incentivos que sólo puede tener el sector privado (libre de regulaciones y privilegios). El sector público solo puede confiscar y copiar propiedad e invenciones, mientras que el sector privado es el que usa adecuadamente los recursos naturales en la medida de lo posible, y desarrolla bienes y servicios a partir de ellos buscando el beneficio propio pero beneficiando a quienes deseen obtener esos bienes por un precio.

3 comments:

Ludovico said...

>desarrolla bienes y servicios a partir de ellos buscando el beneficio propio pero beneficiando a quienes deseen obtener esos bienes por un precio.

Uno puede ser liberal, pero eso de los compromisos estatales es distinto. Privatizar los servicios basicos es la puerta al infierno. Recordemos cuando quisieron contratar el agua en Cochabamba, Bolivia. Ahi hasta la prohibicion de recolectar agua e lluvia estaba prohibida con los contratos.

Danny Ayala Hinojosa said...

Estimado Ludovico:

Cuando vas a la tienda o al supermercado no vas al infierno, simplemente compras lo que es de tu agrada y si te alcanza el presupuesto. De igual forma la capacidad de elegir servicios de energía, seguridad social, medicina, educación, gasolina o energía eléctrica debería basarse en libre competencia.

Desde luego estamos conscientes del daño que hace el Estado en la economía con sus empresas y nos preocupa que el sector privado incurra en lo mismo, pero el sector privado persigue incentivos para ser eficientes y reducir costos en la medida de lo posible, los cargos suelen otorgarse por mérito y aunque esto no siempre es así, si hay ibre competencia uno es libre de cambiarse a una mejor empresa, esto no lo tenemos ahora y por ello padecemos las lacras de corrupción, ineficiencia y desperdicio costeado por nosotrso dos, tres y hasta cuatro veces: por impuestos, por tarifas, pérdidas por malos servicios/atrasos y por sobornos.

Iom said...

Lo que dice Ludovico es de tener en cuenta; un liberal (en el sentido clàsico) debe tener claro que no se trata de "privatizaciòn" sino de "liberalizaciòn" de los mercados. Si no, lo que puede pasar es lo que pasa con las telefònicas: las companias de telefonìa celular dan un horrendo y pésimo servicio, aunque ellos no lo quieran nunca admitir. Esto NO es porque son privados, ni TAMPOCO porque son pùblicas. Eso se debe a que el mercado no es libre.

Y por "mercado libre" quiero decir: un nicho comercial al cual pueden entrar y salir, sin restricciones, todos los competidores que deseen y crean que pueden ofrecer algo nuevo a la poblaciòn.

Y por qué esto es importante? Porque si en el patio de una casa de mala muerte habita un joven pobre pero super-genio, inventor y hàbil para los negocios; ese posible benefactor, posible competidor de las empresas establecidas, no se va a poder desarrollar nunca! Nunca, no porque algùn malvado se lo impida, sino porque el sistema demanda de él cumplir con regulaciones, tasas, impuestos, una gigantesca marana legal, meses y meses de tràmites para constituirse en una empresa y competir...

Y aquì todos sabemos que ese esfuerzo titànico de levantar una empresa queda asì limitado solo a las grandes empresas, no a los pequenos posibles competidores.

ESA es la falla del sistema regulador: intenta poner frenos a la actividad productiva, supuestamente para frenar un poco a los gigantes, pero terminan perjudicando a los pequenos.