Tuesday, October 16, 2007

¿Realmente Quito es Luz de América?

La educación pública es un medio de propaganda de medias verdades y mentiras completas para beneficio del gobierno, cualquier gobierno, a este medio de adoctrinamiento han contribuido sociólogos, historiadores, educadores, intelectuales en general. La masa popular, cual borregos siguen sin crítica a los cerdos que administran esta porqueriza llamado Estado burocrático, aceptan sin chistar ni cuestionar lo que se les pone en frente, eligen sin crítica ni reflexión a cualquier mamarracho como su gobernante. Y las mentiras se perpetúan, de ser repetidas mil veces se convierten en verdades y hasta se jura ante ellas con Dios como testigo, se las proclama, se las conmemora y se las hace reverencia. La mentira es el catecismo secular que todos abrazan porque a todos parece que les da pareza pensar o investigar.

Y así llegamos al 10 de agosto de 1809 que se nos vende como una gesta independista cuando no es otra cosa que un juramento de lealtad a la corona española que entonces estaba arrinconada por las tropas de Napoleón. Allí está el acta de independencia para corroborarlo.

Elegimos y nombramos por Presidente de ella al Marqués de Selva Alegre. La Junta como representante del Monarca tendrá el tratamiento de Majestad; su Presidente el de Alteza Serenísima; y sus Vocales el de Excelencia, menos el Secretario Particular a quien se le dará el de Señoría. El Presidente tendrá por ahora y mientras se organizan las rentas del estado seis mil pesos de sueldo anual, dos mil cada vocal y mil el Secretario Particular. Prestará juramento solemne de obediencia y fidelidad al Rey en la Catedral inmediatamente y lo hará prestar a todos los cuerpos constituidos así eclesiásticos como seculares. Sostendrá la pureza de la religión, los derechos del Rey, y los de la patria y hará guerra mortal a todos sus enemigos, principalmente franceses, valiéndose de cuantos medios y arbitrios honestos le sugiriesen el valor y la prudencia para lograr el triunfo.
...
Dado y firmado en el Palacio Real de Quito, a diez de Agosto de mil ochocientos nueve

Si la turba palurda no cuestiona la supuesta verdad de la historia patria ¿cómo esperaríamos que se cuestione las mentiras que el dictadorzuelo Rafael Correa lanza todos los días? ¿De donde creen estos pelmazos que sale el dinero de los subsidios a la úrea, bono de la pobreza, tarifa de la dignidad, gas, gasolina y harina sino de nuestro propio dinero?

2 comments:

Anonymous said...

Agradezcan que los Habsburgo se extinguieron por reproducirse entre ellos, a los Bourbon, y a Napoleón Bonaparte por supuesto. En esto de las guerras de independencia los argentinos son más admirables, derrotando a los *tatatatá* BRITANICOS en el siglo 19, es decir, cuando "Britain ruled the waves"

Alfonso said...

Si este burdo comentarista, que no debe ser honesto historiador, leyera en documentos de primera mano, siglo XIX, Archivo Nacional de Historia, donde consta como los quiteños brindaron su sangre el 2 de agosto de 1810, como una ofrenda a la libertad, que hoy disfruta el susodicho, hasta para decir pavadas, se arrepentiría de haber escrito esta verguenza de comentario. El Espacio es corto para como para aclarle al mal educado que pone en tela de duda que QUITO ES Y SERÄ LUZ DE AMËRICA, pero ya le dejo donde encontrar las fuentes que así lo confirma. Sólo un dato adicional; no fue en Quito que se le dió este título, fue en Chile, donde al conocer de la ofrenda heróica de los quiteños, se la proclamó -LUZ DE AMËRICA-,luego vendría la lucha independentista en diferentes puntos de Latinoamérica.Ha estudiar la historia y reconocer los valores de un pueblo rebelde y la de sus hijos.